> Historias de éxito > Tomar la iniciativa

Todas las historias de éxito

Tomar la iniciativa

Catalina (44, autónoma) de Barcelona conoció a Pedro (ingeniero técnico) de Valencia, a través de PARSHIP.es. Tras acabar su suscripción, nos ha escrito a experiencias@parship.es (se han cambiado los nombres):

"Mi amiga Ana, que ni siquiera había tenido nunca un ordenador hasta hace 4 años, fue quien me habló de Parship por primera vez. Rellené el test por curiosidad, y ese mismo día me encontré con un mensaje en mi Bandeja de Entrada. Me sorprendió que yo, con mis tres hijos, pudiera resultar interesante para alguien. Aquella fue una bonita amistad que empezó por Internet pero que se perdió un mes después, durante el verano...Él se fue a Creta de vacaciones y no volvió a escribirme.

Finalmente, pensé, "tengo que tomar la iniciativa", por lo que decidí escribir sólo a "un par de personas". Escogí a propósito hombres con hijos, ya que pensé tendrían como yo otra perspectiva de vida. El 6 de octubre del 2005, escribí a un ingeniero de Valencia. Le decía que quería saber más cosas de él y él me respondió en los mismos términos, aunque no me pareció una respuesta muy productiva, sus próximos mensajes fueron más detallados e informativos.

Nos intercambiamos los números de teléfono con relativa rapidez y en uno de sus mensajes me informó de su cumpleaños, el 13 de octubre, día de su 46º cumpleaños. Quise sorprenderle y le llamé hacia el mediodía. La verdad que se quedó algo atónito sin saber muy bien que decir pero tras un segundo de pánico luego estuvimos hablando casi media hora.

A partir del día siguiente y durante más de un mes, estuvimos intercambiándonos correos electrónicos y nos llamábamos habitualmente. Yo estaba muy sorprendida de que nunca se nos acabaran los temas y de que coincidiéramos en tantas cosas. Después de varias semanas empecé a reflexionar sobre la "relación" que nos unía. De algún modo, pensé, tengo que conocer personalmente a este hombre y ver que pasa.

Concertamos una cita para el 20 de noviembre. Hasta poco antes del encuentro, no estaba segura de si en realidad quería verle. Pero la curiosidad me venció. Pensé: "conócelo de una vez y luego que cada uno se vaya por su lado".

El vino hacia Barcelona y nos encontramos de manera espontánea en un restaurante céntrico de la ciudad. La primera impresión fue más que buena. Después de la comida fuimos a pasear por la ciudad y no paramos de hablar durante toda la tarde. Hacia las 20.00 nos despedimos y se produjo un abrazo espontáneo. Al día siguiente, nos intercambiamos SMS y nos dimos cuenta de nuestra mutua inseguridad en nuestro encuentro. Yo quería cogerle la mano mientras paseábamos pero no me atreví a proponérselo. Es gracioso que a él le pasara lo mismo, eso demostró que teníamos que vernos de nuevo sin falta.

El 30 de noviembre Pedro me volvió a visitar a Barcelona. La verdad que esa fue una larga noche en que nos acercamos más el uno al otro y donde era obvio que habíamos congeniado. Desde entonces nos vemos con tanta regularidad como nos es posible a pesar de vivir a más de 300 Km. de distancia Mis tres hijos conocieron a Pedro a principios de año y parece que lo han aceptado. En estos momentos estamos valorando los pasos siguientes de cara al presente y a un posible futuro juntos. Desde mi perspectiva, la inversión en Parship sin duda ha valido la pena. De otro modo no sé si nunca hubiera conocido a un hombre tan adorable".

Catalina."

Prueba Parship gratis

Soy
Busco

Se aplicarán las CGU y las Disposiciones generales sobre privacidad de datos. Los usuarios inscritos de manera gratuita recibirán correos electrónicos con ofertas del servicio de pago y otros productos de PE Digital GmbH (puede revocar su consentimiento en cualquier momento).

El último artículo en PARSHIP Magazine
Error with static Resources (Error: 418)